El amor lo puedes encontrar debajo de una hoja
encima del sol, escondido detrás de la luna,
puede estar rodando en una gota de agua
o corriendo en los neumáticos de un convertible,
en lo inverosímil y en lo más absurdo que existe.

El amor junto a una tasa de café, frente a un helado,
ahí en la escritura de las hojas de un libro viejo,
lo puedes ver jugando con las letras del abecedario
o quizás sólo puede estar tirado en el suelo.
El amor se puede dibujar con una línea horizontal
o puede ser vertical, lo puedes hallar caminando
por las tardes yacidas de luz parpadeante
o simplemente dormido en una mariposa.

El amor lo puedes encontrar en los pétalos de las rosas
en lo verde del monte sobre las montañas,
ahí, donde creas que no hay aliento, en la tristeza,
simplemente lo puedes ver en las expresiones
o en los cuentos que se cuentan para dormir a los niños,
el amor montado en su corcel, puede ser un quijote
pero no de los libros escritos por hombres.

El amor vuela y lo puedes ver en la brisa
navega y lo puedes encontrar en las olas del mar,
espera, y lo puedes hallar esperando por ti en el muelle,
quizás puedes verlo ahí en los tallos de los claveles,
lo encuentras también en el diámetro de los aviones,
en la química de los proyectiles de miel,
ahí en lo insólito de los detalles, en la quimera,
en las torpezas, en las huellas de las musas
que sólo dejan el perfume en el viento.

El amor coronado con su emblema de poeta
para homenajear a una princesa, un rey, a todo,
el amor, chispa del volcán encendido en las praderas,
fuerza atómica devastando toda una ciudad,
realidad misma de los años pegados en las paredes,
pegamento firme para sostener este planeta,
el amor, tal vez, nadie puede explicarlo
porque no pertenece a los seres humanos predecirlo
ya existía antes de que nosotros naciéramos.

El amor en una pintura puede quedarse largo tiempo,
puede bailar vals sobre una pista de madera,
da vueltas al compás de un trompo en su albedrío
para ganar o para perder en su justificación temprana,
el amor seda de los ángeles al tocar el espíritu
Y llevarla fuera de nuestra conciencia.
El amor se puede hallar en unos ojos, en una voz,
puede transcurrir en una canción sin melodía,
en un gran contexto, en eso que la gente desprecia,
cosa rara y perfecta es el amor,
amor del creador sobre su pueblo elegido,
amor de una madre para sus hijos,
amor de amistad para una relación de plantas vivas.

En ese objeto, en eso simple, en eso ridículo
en la sabiduría, en la ignorancia, en lo vació, en lo lleno,
en lo alto, en lo bajo, en lo fuerte, en lo débil
en aquello, en esto, en todo, en anda…
¡Ahí está el amor!… Esperando por ti.

El amor se compone de palabras y de hechos,
se justifica con la verdad, muere con el desprecio,
el amor te puede hacer feliz, o te puede dar tristeza,
lo que elijas eso será, paz o violencia.
El amor en la teología, en la filosofía, en las matemáticas
en los verbos, en lo latente o deslumbrante
donde quieras puedes encontrar al amor.

El amor se designa con estas letras: Janette
que componen un nombre y a una persona corresponde,
el amor no ve desigualdades, equidad es lo que mantiene
el amor te hace flotar, o te hace desplomar,
te sube, te baja, te llena, te alimenta
te duerme, te despierta, te consume, te ata.

El amor es lo que te hace ver las cosas como tendrían que verse
es todo lo que contiene tu vida,
es lo que te hace reír, llorar, pintar, hacer magia,
es todo… ¡Todo!… Es infinito y no puede describirse.
El amor es indiscutible, inmutable, perfecto…
es todo lo que acá no está escrito
pero se sabe que es más que eso…
Eres tú, soy yo… Es Dios…
eso es el amor, lo que no podemos comprender.

Marvin V.


Para más poemas visita cibernotas.com


El amor verdadero es el que no tiene precio, ni todo el oro del mundo cubre el valor del verdadero amor porque es un hermoso sentimiento, el sentimiento eterno.