Mi primera palabra,
a quien me dio la vida.
Has sido en mi infancia luz de luna,
que ilumina la noche de mis sueños.
Manantial de amor,
torrente en crecida.
En tus pechos he mamado
la fe y la vida.
Y en tus manos,
se multiplica la comida.
y en tus ojos,
Bebo lágrimas de ternura.
¡Madre, Madre!
De sol a sol te tocó
trabajar en esta tierra,
y te tocó vender:
naranjas y medicinas,
pantalones y comida.
Tus manos eran nubes que volaban y volaban
sobre el cielo de mi vida.
¡Madre, te adoro!
porque en silencio
amas, oras, trabajas
y todo lo perdonas.
¡Madre! Te ha tocado
la mano de Dios
para hacer de ti,
un paraíso de amor.
¡Madre! Llevo en mí grabado,
para la eternidad,
el beso y el grito de hijo,
como un sello en mi corazón.

Autor: Ángel Luis Martín



Mas poemas...

Gracias a las madres por darnos la vida!