No sé verdaderamente donde estás
aunque el mar me haya contado de sus
imperios de sus grandezas y de las ciudades,
que lo rodean
de las olas cuando bañan la orilla,
y de tus caminatas por la arena,
le hablé de ti y se sintió pequeño,

si tu felicidad depende del mar,
disfruta del mar, el tambien es mi amigo
aunque no me hable, el sabe
como te ha de cuidar,
si las sirenas te cantan, no las escuches
son seres mitológicos que te pueden encantar,
y llevarte a mundos lejanos con solo su
canto escuchar,

si tu felicidad depende de la vida, ¡vive!
vive, pero vivela bien, para que nada te la pueda
arruinar, no hay nada peor que una vida
mal vivida, que no la puedas ni contar
vive, no importa con quien la quieras disfrutar
sin hacer daño a la gente que te quiera de verdad,
ser féliz es una condición humana, de la conciencia
y nada más,

Si tu felicidad depende del amor, ¡ama! pero
ama sin condicion, ama de verdad y con todo
tu corazón, ama a tu madre porque el ser te dió
ama a todos los seres que con tu sangre le has
dado amor, porque el amor es un milagro
que nos ha regalado Dios!

Toda tu felicidad y bienestar depende de Dios!!
entonces eres feliz porque el nunca te fallará,
Vive, como los peces, vive como las bestias,
vive como los pájaros, pero ama como un ser
humano, fué el regalo que Dios nos obsequió!!

.No se verdaderamente donde estás
Y al mar le hablé de ti y todavia se sintió pequeño!!

Penelope Higuerey


Envia este poema como postal


Mas poemas...