Como el caliente del primer rayo del sol en la mañana

y el azote d la brisa tibia al abrir una ventana,

te sube y te baja de forma liviana

y sin darte cuenta te envuelve en su mirada,

asi se siente el amor cuando al corazon se afana.

Toma posesion de tu cuerpo menmbrana por membrana,

con mucha rapidez pero de manera sana.

Y seguido por el gran sonar de una campana

dos almas empiezan una gran jornada,

dejando atras los restos de una vida vana.

Un recorrido dulce y jugozo como una manzana

y a la vez tan frágil como porcelana.

En sus mejores momentos completa nirvana

pero siempre una experiencia sobrehumana.

Autor: Nitzarai Cotto



Mas poemas...


poemas de amor

El vedadero amor cuando es mutuo es perfecto, el verdadero amor no ve fisicos solamente lo que nace en el corazón.