Qué fulgor derramado esta luna de cera,
qué imparable este río
de mis venas abiertas
vertiéndose incesante en tu mar sin orillas.

Qué raudal de agonía
desatinada y plena,
de mi boca a tu boca,
de tu mar a mi arena.

Qué deslumbrante herida,
qué llama inapagada,
qué dulce y ardua furia de cuerpos anudados,
qué tierna la derrota después de la batalla...

Isabel Rodriguez Baquero


Para más poemas de amor, de amistad y otros poemas visita cibernotas.com


ELa dulce furia desencadena el amor de dos seres que se aman, cuando la furia es dulce el amor es salvaje pero hermoso a la vez