Hoy es un dia normal,
como cualquiera,
la diferencia es solo
que he deseado cosas nuevas.

Desearía ser el tiempo
para tener siempre la razón,
traer conmigo todas las respuesas
y ser medicina para el corazón.

Desearía ser un río,
para admirar a mi paso la naturaleza,
para no volver atras, seguir mi camino
y tener siempre vida nueva.

Desearía ser el mar,
tan amplio y majestuoso
que encierra tantos misterios,
que no podemos ver con estos ojos.

Desearía ser la naturaleza
para ser siempre sabia,
y saber sobre la vida,
lo que a diario pasa.

Desearía ser la amistad
para ser sentimiento bello,
ayudar a los demás
y traer conmigo siempre algo bueno.

Desearía ser el viento,
para viajar a donde pudiere,
no detener mi paso ni un momento
y admirar a todos los seres.

Desearía ser el amor,
para alterar los sentidos,
cambiar al mundo de color
para los que estan afligidos.

Desearía ser la fe,
habitar los corazones,
ser del mundo lo que aliente
a millones y millones.

Desearía ser la esperanza,
para nunca morir,
para saber que el dolor pasa,
y ser parte del sentir.

Desearía ser la luz,
para iluminar el camino
de aquellos que me rodean
y me brindan su cariño.

Desearía ser de la vida,
aquello en lo que no reparamos,
un cumulo de sentimientos
que nos permiten hermanarnos.

Autor/a: Brenda Grisel Doníz Padilla


poemas de amor


Los deseos más hermosos son los que nacen en el corazón, ojalá deseos de amor y de paz, de armonia de perdonar y no de odio...