HASTA EL VIENTO Y EL ROCIO
DE LA NOCHE SE HAN VUELTO EN
MI CONTRA, CUANTAS VECES LOS
HE USADO DE MENSAJEROS Y HE RECIBIDO
RESPUESTA DE ESOS LUGARES REMOTOS,

SIEMPRE TE ENVIO MIS BESOS CON
EL VIENTO, INTENTANDO QUE ALGUNO
DE ELLOS ACARICIE TU ROSTRO
SUAVICE TU CABELLO
O QUE EN ALGŮN MOMENTO DE
REPOSO HAGAN NIDO EN TU BOCA

ENVIO TODO MI AMOR CON EL ROCIO
DEL AMANECER, LA FRESCA BRISA DE
LA MADRUGADA Y DESDE AQUI OBSERVO
LA INMENSIDAD DEL MAR Y MIRO ESA
MISMA INMENSIDAD EN EL COLOR MIEL DE
TUS OJOS.

TE DIGO TODO ESTO, PORQUE NO QUIERO
QUE VENGA POR MI LA DULCE MUERTE,
Y ME ARREBATE EL HABLA, MIS PENSAMIENTOS
Y LA FUERZA DE ESTE AMOR SE REDUZCA,
SIN QUE SEPAS DE SU GRANDEZA,

SIN QUE SEPAS QUE EL LLANTO AHOGA MI
INSOMNIO Y QUE MI CUERPO YA CANSADO DE
TANTO ESPERAR, QUIERE IRSE,
IRSE PARA SIEMPRE,
PARA NO SUFRIR MAS.

LANZO MIS BESOS AL VIENTO CON LA
ESPERANZA VAGA QUE ALGUNO TOQUE
TUS LABIOS, PARA SENTIR EN LOS MIOS
QUE AUN PUEDES REGRESAR!

Autor: Penelope Higuerey


Para más poemas visita cibernotas.com


A los besos no se los lleva el viento, los entrega a su destino si enviamos esos besos con los ojos cerrados y directo del corazón siempre llegarán a su destino en una forma misteriosa y dulce como las flores hermosas que brillan con la luz del sol de tanta belleza!